(011) 4773-3282
idibartolo@intramed.net

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              


CONTENIDOS
CAPITULOS DEL LIBRO ORATORIA CONTEMPRÁNEA: (click en un título para ampliar)

..........................................................................................................................................................................................................................................................

DICCION

Quizá si nuestra intención fuera dedicarnos al teatro, este capítulo ten­dría una importancia primordial. Es bien sabido que en las escuelas de actores la preocupación mayor de los profesores y de los alumnos es tratar de conseguir una buena articulación. Este preciosismo en la articulación es la base fundamental por la que el actor llega a todo el público, hasta las últimas filas del salón, sin necesidad de gritar en el escenario. Para ellos, vale.

En lo nuestro, si bien es importante, hay sólo algunos puntos de la dic-ción que conviene recalcar. La articulación demasiado cuidadosa de un actor puede resultar chocante desde una tribuna o en un salón de confe­rencias. Entre el exceso y el defecto hay que encontrar un justo medio no siempre fácil de lograr.

En general, en nuestros cursos, si la falla en más o en menos no es muy importante, tratamos de respetar las diferencias individuales, que final­mente ayudan a configurar la propia identidad, tan importante en un ora­dor. Pero en repetidas ocasiones hemos escuchado conferencias cuyo mayor motivo de fracaso ha sido la falla en la dicción.

En la práctica muchos de nuestros alumnos tienen severos problemas en la articulación de sus palabras. El defecto principal es que hablan con los labios casi cerrados. A éstos sí hay que inculcarles sin cansarse "articule". Solemos decirle: no se olvide que Ud. va a pronunciar una charla, un discurso, una conferencia. Pronuncie, abra la boca, proyecte su voz.

Para algunos, aprender a articular significa un esfuerzo y un entrenamiento. Uno de los ejercicios clásicos aconsejados consiste en hablar o leer un texto con un lápiz de través apretado entre los dientes. Sería la versión moderna de la conocida práctica de Demóstenes, cuando se entrenaba frente al mar con pequeñas piedras dentro de la boca. Es aconsejable utilizar en estos casos un grabador que certifique si ha sido clara y nítida nuestra exposición. El consejo es:

...........................................................................................................................................................................................
ABRA LA BOCA, PROYECTE LA VOZ
...........................................................................................................................................................................................

estilo de la oratoria

La mayor parte de los que hablan con excesiva velocidad, fatigan a quienes quieren escucharlo y acaban por perder el interés del público. Otros, en cambio, hablan con desesperante lentitud. ¿A qué velocidad debe hablarse?

En su mayoría, las personas hablan a una velocidad de 120-180 palabras por minuto, pero no es aconsejable hacerlo de manera uniforme. Lo correcto es ajustar la velocidad al tipo de pensamiento o sentimiento que el orador quiere trasmitir. Las variaciones en el ritmo, al igual que los contrastes en la modulación de la voz y del acento, tienen gran importancia para dar expresividad y sentido a nuestra palabra y para retener la atención del que escucha.

En general la oratoria contemporánea exige mayor velocidad. Todo se desplaza más rápido. Está demostrado que el cerebro puede absorber el significado de una frase cuando se pronuncia al ritmo de 480 palabras por minuto.

La rapidez uniforme en el hablar es un obstáculo para mejorar la dicción y corregir sus defectos, pero la lentitud por sí sola no los resuelve.

La buena pronunciación argentina es la del argentino culto medio. La Real Academia Española considera que el seseo el equivalente de la s, c y z (casa, caza, corazón, son) y el yeísmo, pronunciación similar de la ll y la y (llave=yave, lluvia=yuvia) son solo modalidades de pronunciación, y no vicios.

Pero hay ciertos errores de dicción que perturban involuntariamente la atención del auditorio. Uno no puede dejar de pensar si escuchó mal, o es realmente cierto que algunos oradores dicen "ocserbar", ""ginnasia", "esamen", o cualquier otro insólito exabrupto. Seguramente que el que habla sabe cómo se dice, pero descuida su dicción,

...........................................................................................................................................................................................
LOS ERRORES GROSEROS DE DICCIÓN, PERTURBAN LA ATENCIÓN
...........................................................................................................................................................................................

Y yo diría que eso es lo menos que le pasa a su conferencia.

Diferente es el enfoque para referirse a los oradores con acento regional o extranjero.

Los acentos regionales nos recuerdan en forma placentera que cada uno de nosotros es un individuo, con un origen y una formación que se manifiesta, al menos parcialmente, en nuestra manera de hablar.

Muchas veces hemos escuchado conferencias de invitados extranjeros que en un esfuerzo encomiable, han tratado de traducir su pensamiento a nuestra lengua. También hay en nuestro medio excelentes profesionales de origen extranjero que tendrían mucho que ofrecer de su propia experiencia, pero se sienten limitados a manifestarse en público a causa de su acento y sus naturales errores de dicción y de pronunciación.

Nosotros insistimos en que el acento regional o extranjero es identificatorio, y que no hay motivos para negar nuestra propia identidad frente al público. Su acento puede resultar extraño, pero también agradable. Ayuda a comunicarse con el auditorio, pues le otorga otro medio para conocer al orador.

...........................................................................................................................................................................................
NO DISIMULE SU ACENTO EXTRANGERO
...........................................................................................................................................................................................

Finalmente están aquellos que ya tienen una falla fija y definitiva en su dicción (ceceosos, los que cambian la rr por la g, o fracasan al pronunciarla). Estos oradores tienen sin duda un "handicap". Lo mejor será aceptarlo así, sin más, como un hecho irreversible que no pretende ocultarse. El auditorio acepta la falla y la olvida por respeto al orador, a los pocos minutos, siempre que sus palabras sean también dignas de respeto.

Siempre pensé que un "handicap" insuperable era la tartamudez. Sin embargo hace muy poco tiempo, escuché una brillante conferencia por un docente y compositor musical tartamudo. Era tan interesante y entusiasta su palabra, que nadie parecía notarlo. Excelente ejemplo para nuestra premisa:

...........................................................................................................................................................................................
ACEPTE SU "HANDICAP" Y ADELANTE
........................................................................................................................................................................................... estilo de la oratoria