(011) 4773-3282
idibartolo@intramed.net

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              


CONTENIDOS
CAPITULOS DEL LIBRO ORATORIA CONTEMPRÁNEA: (click en un título para ampliar)

..........................................................................................................................................................................................................................................................

CONFERENCIA: INTRODUCCIÓN

1. "El comienzo es más de la mitad del todo" (Aristóteles)

2.  NO - Se apure para comenzar
          - Pida disculpas
          - Se haga el gracioso
      SI - Muéstrese cordial
          - Prepare cuidadosamente la introducción
          - Despierte el interés sobre el tema

3. El estilo del exordio debe ser claro, sencillo, sobrio, sin excesos retóricos

...........................................................................................................................................................................................
INTRODUCCION (EXORDIO).
...........................................................................................................................................................................................

En oratoria las primeras palabras tienen una fuerza decisiva en el espíritu crítico del auditorio. Es lo que dará la pauta de si el orador merece o no su atención, y predispondrá su ánimo para escucharlo si la impresión inicial es favorable, o para viajar allí sentado si quien le está hablando le "cayó mal" por juzgarlo incapaz, pretencioso o descuidado, o si por la presentación de su tema le parece carente de interés.

Para Cicerón "El exordio debe ser muy cuidadoso, ingenioso, pleno de contenido, de expresiones ajustadas, y sobre todo, bien adaptado a la causa que defendemos. El exordio es el que da una idea del resto del discurso y el que le sirve de recomendación; es pues preciso que cautive a los oyentes."

Aunque la atención de la audiencia deba mantenerse a lo largo de toda una conferencia, es esencial que ésta se logre plenamente desde su mismo comienzo. No es éste, sin embargo, el único objetivo de una buena introducción. Habrá que proponerse además plantear el tema en forma clara y atractiva de modo que inmediatamente después de comenzada la exposición, el auditorio sepa cuáles van a ser las líneas generales de la exposición y las intenciones del orador.

Comencemos por lo que no debe hacerse en la introducción de una conferencia.

No se apure para comenzar. Llegue al estrado caminando con sencillez, con el cuerpo erguido, sin afectación. Cuando llegue, levante la vista y no hable enseguida. Observe a su público por espacio de diez segundos. Contemple su rostro mirándolos con actitud amable, con afecto. Como si ya fueran sus amigos. Entréguese, Ud. quiere serles útil.

No comience con excusas banales más o menos sinceras, que no sirven sino para perder el tiempo, y en el fondo quieren ser solo defensas anticipadas del orador por si las cosas le salen mal. Ud. aceptó el compromiso. Ud. es el responsable del tiempo y de las expectativas de su auditorio. Ud. no puede tener motivos para excusarse. Piense que si no le tuvo a su público debido respeto como para asumir su compromiso responsablemente, no debe esperar de ellos el respeto que Ud. no les tuvo.

No se haga el gracioso. Muy pocas personas pueden narrar una anécdota humorística con éxito. Generalmente el auditorio queda desconcertado, no divertido. En general el orador norteamericano tiene tendencia a comenzar sus charlas con un toque de humor. Hace poco llegó a mis manos un libro que proponía 481 cuentos con un índice de temas para romper el hielo en la introducción. Quizás pueda ser útil para ellos, que tienen un humor muy particular, casi pueril, pero nunca serviría a nuestros propósitos. Aquí es muy difícil hacer reír. Es hasta peligroso. Acepte el consejo, no lo intente. Y mucho menos en la introducción.

Y vamos a lo que sí debe hacerse en la introducción de una conferencia.

No es necesario ser tremendamente imaginativo ni especialmente creativo para atraer al auditorio con las primeras palabras. Pero requiere un poco de concentración y una buena dosis de preocupación.

Hay muchas formas estudiadas para elaborar el exordio en los textos de oratoria. Para mencionar solo algunas: puede ser con una cita. Si se tiene buen cuidado en hacer una buena selección de ésta, puede constituir un buen método para presentar una conferencia. Puede ser formulando un interrogante. Es un método sencillo para predisponer al auditorio a escuchar la respuesta. Puede ser refiriéndose a su propia persona. Si se hace con modestia y sinceridad, puede captar la atención del público. Puede referirse a la ocasión. En todo caso la referencia será breve, explícita y práctica.

Deliberadamente, dejo para el final el método a mi modo de ver más apropiado para elaborar la introducción: despertando el interés sobre el tema. Este método, que alguien ha llamado "shock técnico" consiste en sorprender al auditorio con un enunciado que sintetice los puntos más importantes de su exposición. Todo lo que se dice debe ser cierto, pero debe enunciarse en forma audaz, breve y con seguridad.

Permítaseme poner un ejemplo real que, como es natural, tiene que ver con mi profesión. Uno de los temas que abordo con frecuencia en medicina, es muy poco conocido por los médicos de nuestro medio. Nosotros tenemos en él una vasta experiencia que data de hace ya muchos años. El tema es "toxoplasmosis".

Si voy a hablar de toxoplasmosis a un público no muy informado al respecto, mal haría si comenzara mi charla describiendo el parásito (toxoplasma gondii). Seguramente lo atinado será primero despertar el interés por conocerlo. Bastarán para ello pocas frases.

"El toxoplasma gondii es el parásito de mayor difusión en el mundo. La enfermedad que produce podría explicar la causa de más de la mitad de las epilepsias, la mayor parte de los casos de ceguera en la infancia, muchos trastornos endócrinos y, ahora ya se sabe, puede ser la causa de alteraciones de la inteligencia y del comportamiento que aparecen tarde en la vida. La frecuencia de la toxoplasmosis en nuestro país está entre las mayores del mundo. En el Hospital Alemán llevamos ya más de treinta años ocupándonos del tema. Trataré en esta hora de sintetizar nuestra experiencia".

Les aseguro que esta introducción, absolutamente veraz, despierta en el auditorio el interés por saber quién es el toxoplasma.

En cualquiera sea su tema, busque los puntos de mayor interés, sintetícelos y enúncielos. Esta es la forma. No lo dude. Despierte el interés sobre el tema.

Aunque de ninguna manera es aconsejable aprender de memoria el texto de la conferencia, es precisamente en la introducción donde todo debe estar tan pulido y repasado que hasta puede ser posible recordarlo textualmente. De este modo usted puede lograr dominar la natural inquietud y nerviosismo que acompaña a todo orador al comenzar su charla, asegurándose que sus palabras sean las apropiadas y liberando su mente para cuidar los detalles que crean en el auditorio una impresión favorable.

El estilo del exordio debe ser claro, sencillo, sobrio, sin excesos retóricos. Eventualmente si el tema de la conferencia nos llega con fuerza, y si de veras así lo sentimos, el tono irá progresivamente estimulando nuestra elocuencia, y el público podrá ir acompañándonos durante el desarrollo del mismo.

La actitud del orador hacia el auditorio tiene la mayor importancia en la introducción. La presentación debe hacerse simultáneamente con humildad y autoridad; sin ostentación, pero con seguridad, y al mismo tiempo mostrando nuestro sincero interés cordial por quienes nos escuchan.

 

 


.